Inicio Escríbeme Sindicaci;ón Añádenos a tus círculos en Google+ Hazte fan en facebook Síguenos en Twitter Flickr Panoramio

Flora de Murcia

blog

El paisaje único e inigualable del Mar Menor

El Mar Menor, lamentablemente, en la actualidad, está en boca de todos, y no suele ser por buenos motivos. Sin embargo, conserva su característica más genuina, que es especialmente muy valiosa: un paisaje único e inigualable.
Puesta de sol en Los Urrutias. 24-XI-2017

Los atardeceres de invierno, no todos, pero sí (dentro de lo que cabe) muchos, nos regalan espectaculares aguas y cielos rosados y violáceos. También ocurre en el Mar Mediterráneo, pero al Mar Menor, en algunas puestas de sol, le llega una casi total calma, se crea un ambiente mágico, sorprendente siempre, y es prácticamente imposible apartar la mirada en ese instante de minutos con luces atenuadas, las últimas del día, pero resplandecientes.

El Mar Menor, un medio día de invierno, con vistas a Punta Brava, desde vértice geodésico Carmolí (113 m). 24-XI-2017

En la ribera interior de la laguna se eleva el cabezo El Carmolí, y desde la cima del que sería su volcán (extinto) más alto, junto al vértice geodésico (113 m s. n. m.), se divisa una panorámica de 360 º que abarca todo el Campo de Cartagena, las sierras litorales orientales de la Región de Murcia y el Mar Menor al completo. Además, si subimos en un medio día invernal quedará en evidencia la suavidad de la estación fría en la zona, y si la mañana es soleada se disfrutará de un ambiente luminoso, radiante y cálido, como el de la imagen anterior, una vista hacia el noreste donde puede verse a Punta Brava, un pequeño pueblo a orillas del Mar Menor, continuación (al norte) de Los Urrutias y cercano (al sur) de Los Alcázares.

Puesta de sol junto al pantalán de Punta Brava. 17-X-2017

Al paisaje marminorense se le han sumado los famosos y fotogénicos balnearios y pantalanes, otrora de base y sombra muy biodiversa, que se introducen al interior de la laguna costera. No sólo ofrecen grandes fotografías, sino que son idóneos para cualquier momento en el que detener y, de verdad, se detiene el tiempo, dentro del Mar Menor. Seguramente, pocos lugares transmiten tanta paz y tranquilidad inmediata, como el final de un pantalán,a 50 metros de la orilla, parece que creados a modo de una fórmula de espacio y tiempo perfecto-suficiente para estar alejado de tierra y lo terrenal.

Atardecer en la Marina del Carmolí. 18-X-2017

Por último, otro paisaje, si cabe con mayor diversidad de luces y colores, de un lugar tan próximo a los tres anteriores que todos, en conjunto, pueden considerarse el mismo lugar. Es el atardecer de uno de esos contados días de lluvia (más en este muy seco trimestre otoñal de 2017), en el humedal de la Marina del Carmolí, al norte de Punta Brava. En este ecosistema, que se ha logrado salvar de la urbanización por ser hasta recientemente zona militar, donde destacan varias charcas costeras que habita un pequeño pez en peligro de extinción, se regula el equilibrio natural del Mar Menor, porque tiene –como han indicado numerosos estudios– un papel clave en su conservación y –también tendrá– en su recuperación.

Para finalizar, como este es un blog sobre la Flora de Murcia, enlazar y trasladar al lector [que haya llegado a este último párrafo] a la especie vegetal marminorense más representativa y singular, única y exclusiva, descrita para la ciencia muy recientemente, en diciembre de 2013: la esparraguera del Mar Menor (Asparagus macrorrhizus). Este es un ejemplo notable, pero hay más, de especies de flora relevantes, con poblaciones únicas o muy importantes, para la Región de Murcia, España, o incluso Europa, en el entorno inmediato de la laguna y su área de influencia: Tetraclinis articulata (sabina o ciprés de Cartagena), Capparis zoharyi (tapenera de la Sierra Minera), Merendera filifolia (quitameriendas), Caralluma europaea (chumberillo de lobo), etc.

Platanthera algeriensis, Campo de San Juan

Un territorio de la Región de Murcia tan especialmente diverso, que alberga notables y numerosos valores naturales, como la comarca del Noroeste, y en concreto las sierras y campos de Moratalla, es el candidato perfecto para localizar una nueva orquídea murciana.

Así fue, hace un año, finalizando junio de 2016, cuando una observación ocasional del agente medioambiental Juan Alfonso Lozano, y de su compañero Enemérito Muñiz, quien advirtió inmediatamente del importante hallazgo, nos regaló para el catálogo de orquidoflora murciana a la Platanthera algeriensis. En algún lugar del Campo de San Juan, mientras caminaban entre lindes de cultivos de cereales y aromáticas, les llamó especialmente la atención en un húmedo herbazal el azul violáceo de la floración de numerosas plantas de polígala (Polygala calcarea), especie rara y Vulnerable que “habita en juncales y herbazales sobre suelos hidromorfos de arroyos de montaña”, hasta entonces sólo citada en la Sierra del Tejo.

Y entre las polígalas, donde también abundaban otras orquídeas (Dactylorhiza elata y Ophrys apifera), en aquel enclave tan minúsculo, aislado y puntual, a la vez que excepcional por infrecuente en la mayoritariamente semiárida Región de Murcia, esperaba a ser descubierta una notable población de doscientos ejemplares de Platanthera algeriensis, una nueva y [hasta la fecha] ultima especie de la familia orquidáceas en territorio murciano.

Aunque inesperada, pero sin embargo en su hábitat óptimo, como el que se ve en la imagen tuit anterior, un “herbazal sobre suelo hidromorfo” donde no se encuentra y que –curiosamente– está diseminado por todo el campo moratallero de San Juan, esta nueva y muy rara orquídea, la Platanthera algeriensis, se conoce fundamentalmente por quienes son muy observadores de las #floresdeMurcia y –sobre todo– por quienes comparten la información. Es decir, hay que volver a recalcarlo, para avanzar en el conocimiento es muy importante compartir los hallazgos destacados, no sólo publicarlos donde corresponde, si es que eso ocurre, porque suele ser que no o demasiado tarde, sino trasladarlos a quienes más les interesan y a quienes los estudian. Las orquídeas silvestres de la Región de Murcia, una familia fascinante para muchos y evidentemente también para mí, que llevo estudiando –y siguiendo con interés– desde hace ya bastantes años (algo más de una década) me [repito] interesan, las estudio y las sigo [y hasta visito allí donde se encuentren]. Por esto agradezco que, casi de inmediato, Jesús (técnico de flora de la Administración regional) y Enemérito (agente medioambiental) me llevasen y me acompañasen al lugar donde crecía esta escasa planta. Esta es la sinergia entre los que son –al fin y al cabo– profesionales del mismo ámbito –y también la generosidad– que permite avanzar en botánica. Porque registrar y multiplicar el conocimiento del recurso botánico conduce eficazmente a la divulgación y a su vez a la conservación de las plantas.

Nueva orquídea para Murcia en El Valle

Apenas han transcurrido cuatro años desde que se cita el primer híbrido de orquídeas silvestres en la Región de Murcia, fue en 2013 y lo localizó César Portillo, en el Parque Regional El Valle. Se daba hasta entonces la circunstancia paradójica de que, estando constituida la familia orquidáceas por especies de importante plasticidad genética y manifiesta tendencia a la hibridación, no se conocían ejemplares híbridos en territorio murciano, cuando –al menos– sí eran probables entre las orquídeas relativamente comunes, cuyos individuos conviven próximos y florecen de forma simultánea. Como es lógico, simplemente, no se habían detectado.

Con posterioridad a ese primero, Ophrys x heraultii (O. speculum subsp. speculum x O. tenthredinifera), en el municipio de Murcia, se localizaron otros dos, Ophrys x minuticauda (O. apifera x O. scolopax) y Orchis x dulukae (O. collina x O. papilionacea) [o Anacamptis x dafnii (A. collina x A. papilionacea)], en Moratalla y Cartagena, respectivamente. Y muy recientemente un nuevo híbrido y última orquídea de Murcia, Ophrys x sancti-leonardii (O. fusca x O. tenthredinifera), en las imágenes de esta nota, durante marzo de 2017 y en el Parque Regional El Valle, detectada por Francisco Javier López Espinosa [mi hermano gemelo], que ya había comentado en numerosas ocasiones, y sobre todo este mismo año, que necesariamente tendría que encontrarse en el espacio protegido, por donde tantas veces hacemos sendas, donde son abundantes los parentales. No sólo tuvo la suerte de encontrarla, sino que además la orquídea híbrida estaba en un lugar muy frecuentado, a centímetros de miles de pisadas diarias, bajo unas grandes [o muy desarrolladas y altas] abejeras rosadas (Ophrys tenthredinifera) que conocemos desde “siempre”.

Es decir, que la sorpresa y el hallazgo botánico está donde menos se espera, también en un lugar que quizá ni se piensa, por entender que es de sobra es conocido. Pero todo se fundamenta en el simple azar, lo único que se necesita es estar atento, para no pasar de largo cuando nos encontremos en el lugar y momento indicado. A mi hermano Javi: ¡enhorabuena! Y a los demás: ¡suerte! La botánica necesita de –absolutamente– todas las observaciones de campo.

Las orquídeas, esas plantas que tanto fascinan

Las orquídeas, esas plantas que tanto fascinan, son a la vez unas grandes desconocidas. La Región de Murcia cuenta con 34 especies y 3 híbridos silvestres y, aunque diferentes a la idea generalizada que se tiene de ellas, sin el tamaño de las orquídeas tropicales, despliegan en nuestros montes vistosos colores y formas.

Es habitual la sorpresa que causa hablar de orquídeas murcianas, no sólo por la cifra anterior, sino por su inesperada presencia en la Región, en particular cuando la conversación se mantiene con personas cuya cercanía y cotidianidad en la Naturaleza es mínima. Pero estas plantas lo han conseguido, sólo mencionar su nombre evoca fascinación e interés. Se trata de “Orquidocia”, o la seducción por las orquídeas, como lo define Manuel Lucas, responsable del Orquidario de Estepona, el primero de España.

En Murcia, con regularidad, se organizan cursos y jornadas para promover el conocimiento en estas y otras especies. Se persigue despertar o multiplicar esa “Orquidocia” y, a través del interés por estas inherentemente fascinantes plantas, también en la flora de Murcia. En nuestros montes comienzan a verse las primeras orquidáceas en floración, así que es muy recomendable salir al campo en su búsqueda, para conocerlas en su hábitat y, al mismo tiempo, observar otras especies que son compañeras, igualmente –o más– interesantes, algunas emblemáticas de nuestra la flora, incluso exclusivas del sureste peninsular en el contexto de la Europa continental. En este sentido, está claro, previamente o “in situ”, la divulgación, como información adaptada a un público general, promueve un mayor respeto y sensibilidad hacia el medio natural y, por tanto, es fundamental.

Sin embargo, como se apuntó en el libro Orquídeas Silvestres de la Región de Murcia, “la divulgación de la información no debe propiciar la masificación de lugares concretos ni promover la búsqueda de determinadas especies de forma desmesurada y descontrolada, por el daño al entorno, y por tanto a ellas, que de forma involuntaria se produciría”. Entonces, el interés por su observación, cuando es desbordado, conduce a un difícil equilibrio entre divulgación y conservación, que ciertamente provoca sensaciones contradictorias respecto al fin perseguido.

Un buen ejemplo es el del raro híbrido entre la orquídea de la colina y la orquídea mariposa, que se localiza a comienzos de 2016 en Cartagena, muy escaso en España y apenas citado en Europa. Bastó que se publicase una fotografía en una red social para que se generase una expectación inusitada. Y fue suficiente sólo una localidad, un nombre de un lugar, donde crecía otra nueva planta, para que esta fuese encontrada y que, a partir de ese momento, se repitiesen de forma continuada las visitas, que fueron muy numerosas. El hecho de concitar tanto interés, en ejemplares que son casi únicos, es en sí una amenaza importante, porque ha sucedido con otras orquídeas murcianas muy raras, a las que se les ha producido deterioro o desarraigo. Esta circunstancia, por haber ocurrido, es suficiente para plantear en estos casos la aplicación de la normativa regional vigente, que contempla autorización administrativa previa.

En definitiva, disfrutemos de las orquídeas, pero con precaución.

[Publicado en el suplemento Nuestra Tierra del diario La Verdad,
el martes 7 de febrero de 2017]

Caralluma europaea, Cabezo Gordo

El Cabezo Gordo de Torre Pacheco nunca defrauda en otoño (después de lluvias importantes) a los botánicos o aficionados a la botánica. Entre piedras, escondido, prácticamente invisible, se encuentra la joya botánica del espacio natural: el chumberillo de lobo (Caralluma europaea), especie emblemática de la flora murciana, protegida por la normativa regional vigente, “Vulnerable” en el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia y considerada como “En peligro de extinción” en la Lista Roja de la Flora Vascular Española.

Flores y polinizadores de chumberillo de lobo (Caralluma europaea)

Hasta sorprende que, en este Paisaje Protegido, pueda puede observarse sin mucha dificultad, en los pedregales, junto a pequeñas rocas, o en fisuras de las más grandes, donde tiene claramente su nicho ecológico en este territorio semiárido murciano. Bastará pasear y prestar atención, por cualquier sendero de la vertiente sur o de solana del cabezo, de camino a la Cueva del Agua o a la Sima de las Palomas, por ejemplo, al pie de laderas dominadas por un matorral –especialmente muy representativo– de cornical (Periploca angustifolia), que es hábitat de interés comunitario –muy raro y prioritario– según la normativa europea o Directiva Hábitats.

La fecha parece bastante clara. Si ha llovido previamente, al menos 20-30 litros por metro cuadrado, los tallos del chumberillo de lobo se recuperarán del verano, y en su extremo aparecerán botones florales, que se abrirán a mediados-finales de noviembre, sobre el día 20, momento del año que es perfecto para ver y fotografiar en floración a esta singular especie, exclusiva de Murcia y Almería en Europa continental, como demuestran tres buenos ejemplos, los otoños de 2014, 2015 y 2016; es evidente que se trata de una –regularmente– visita obligada, que casi con total seguridad hay que realizar o repetir en la última semana completa de noviembre.

Merendera filifolia, Mar de Cristal

Otoño es ese periodo del año en el que botánicos y aficionados permanecen alerta o completamente despistados para observar esas muchas veces “plantas invisibles”, que por algún motivo u otro resultan especialmente esquivas (por floración efímera y/o irregular en tiempo y número de individuos, por poblaciones muy localizadas, etc.). Algunas de estas regularmente difíciles flores serotinas murcianas serían: Crocus serotinus (azafrán silvestre), Ranunculus bullatus (ranúnculo de otoño), Sternbergia colchiciflora (azafrán amarillo) y la protagonista de esta nota: Merendera filifolia (quitameriendas, cástamo).

merendera-filifolia-mar-de-cristal-cartagena-upct-3100

Si consultamos Anthos (Sistema de información sobre las plantas de España) comprobaremos que este raro quitameriendas en el sureste ibérico está distribuido principalmente en las Islas Baleares y suroeste peninsular, con una única población intermedia entre estos dos disyuntos núcleos poblacionales, en la Región de Murcia. Se da la particularidad de que no sólo por esta distribución aislada y puntual es interesante la población murciana de Merendera filifolia, sino también porque, hace más de 100 años, fue la primera localidad confirmada en la Península Ibérica.

Apuntó esta circunstancia el botánico Carlos Pau, en la misma nota del boletín de la academia de geografía botánica de 1904 en la que cita en Cartagena a la Callitris quadrivalvis [el ciprés de Cartagena o sabina de Cartagena (Tetraclinis articulata)] como nueva para la flora de Europa, donde se hace referencia a “Merendera filifolia Cennb., admitida con duda entre las plantas españolas y hoy [en alusión a entonces, hace más de un siglo] demostrada su existencia”. Se trataba de plantas de la localidad –que aún se conserva y puede visitarse– de Los Nietos (Cartagena),  que le muestra Francisco de Paula Jiménez Munuera y este cita en su trabajo sobre Las plantas de Cartagena: “abunda en las lomas y terrenos incultos próximos al caserío de Los Nietos”.

merendera-filifolia-mar-de-cristal-cartagena-flor-hojas-bulbos-superficiales

En esta primera localidad murciana y también en algunas otras, comprendidas o incluidas en la población de la especie al sur del Mar Menor, “crecen miles de individuos”, tal y como se indica en la Guía del Mar Menor y su área de influencia, de 2009, en los montes que rodean a Los Belones (Cartagena), “en los cabezos de Mingote, de Roca, de Relenco y del Sabinar”. Además, con posterioridad, a la población marminorense se suman otros varios miles de ejemplares de una nueva localidad, relativamente reciente (de 2011), en La Loma del Mar de Cristal, indicada por Gregorio Rabal, excelente conocedor de la flora del entorno del Mar Menor y del Campo de Cartagena, que es especialmente destacada por su ingente tamaño poblacional. Y, sin embargo, este gran grupo de ejemplares resultó literalmente invisible, por los motivos explicados, en los [al menos primeros] estudios ambientales del plan parcial que contempla en la zona el Plan General Municipal de Ordenación de Cartagena, a pesar de la extensión que ocupan, abundancia y vistosidad de las plantas durante la floración.

En el Huerto de ocio de Aljucer

Remontándonos en el tiempo muy atrás, estaba acabando noviembre de 2015, hace diez meses, finalizado el congreso organizado por ANSE y la Facultad de Biología, en el fin de semana inmediatamente siguiente, fue buen momento de plantar las primeras flores en una [mi] parcela del Huerto de ocio de Aljucer, un espacio o zona verde municipal del programa “Huertos de ocio” del Ayuntamiento de Murcia.

Oxalis-bowiei-vinagrillo-flores-rosas

La primera flor, y fundamental, fue un vinagrillo de flores rosadas, concretamente Oxalis bowiei, del grupo de ejemplares naturalizados-adventicios del Puerto del Garruchal que en su día me había indicado el Agente Medioambiental Pepe Moya. Esta planta tiene un significado especial porque, curiosamente, siendo tan común, omnipresente y conocida otra especie con flores amarillas en la Huerta, “resulta paradójico que aquí, en Murcia, en la que podría denominarse la tierra del vinagrillo, crezcan otros vinagrillos –de flores rosadas– y que hayan pasado tan desapercibidos” [¿Los conoces? Podría ser que no…]. Así que, después de haberlos buscado y estudiado (se publicó sobre ellos un artículo científico y un reportaje en prensa), sólo quedaba tenerlos plantados, del mismo modo que otrora hicieron algunos huertanos en sus huertos.

Borago-officinalis-borraja

La segunda flor, necesariamente, tenía que ser la borraja (Borago officinalis), una planta igualmente muy huertana, pero tratada con desdén en la Huerta de Murcia del siglo XXI, hasta el punto de que en la actualidad es una especie realmente escasa y puntual. Pepe Sánchez Tomás conocía un –aún– grupo numeroso de borrajas en un bancal junto al Azarbe de la Tierra Roya de Beniaján, en el –prácticamente– mismo lugar donde las había plantado un huertano al menos hace cinco –y seguramente más– décadas. De allí proceden las cepas que crecieron y florecieron en abundancia en la parcela nº 35 del Huerto de ocio de Aljucer; aunque, curiosamente, muy cerca del huerto también crecían y crecen ejemplares (que bien merecieron ser el pliego número 3183 para el Herbario UPCT), plantados y supervivientes, también adventicios, incluso de flores blancas, de la variedad menos ruda y más agradable al paladar.

Por último, la tercera planta con flores, con miles de flores, fue un regalo, del biólogo Gabriel Pardo, que como la anterior, atrae a numerosos insectos polinizadores. La milenrrama (Achillea millefolium), floreciendo profusamente desde el final de la primavera hasta pleno verano, es habitual en determinadas huertas, aunque no tanto en las murcianas, que ha sido plantada, y se ha naturalizado (pudiendo ser y considerarse hasta mala hierba), por sus múltiples usos y aplicaciones medicinales, hoy día ignorados o en gran desuso local. Además de los auxilios que proporciona en el huerto una planta tan florífera, su presencia en la parcela es otro guiño a la flora silvestre, porque en la Región de Murcia, de esta especie, sólo se conoce un grupo de ejemplares espontáneos junto a una fuente en Sierra Espuña, que presentan la particularidad de vistosas flores (de lígulas) de intenso color rosado purpúreo.

Tomates-variedades-Huerto-Ocio-Aljucer-Programa-Ayuntamiento-Murcia

Finalmente, otros motivos, realmente importantes, por los que un naturalista y botánico de profesión, casi siempre centrado en recorrer sendas y monte a través, en busca de las #floresdeMurcia,  destina (y ya era hora) parte de su ocio en un huerto: 1) mi padre y mi abuelo fueron agricultores, 2) sin duda cultivar es inherente a la naturaleza humana, y queda pronto comprobado que poco puede ser más satisfactorio que “volver a la tierra” y –fundamental– 3) producir alimentos, ecológicos, algunos auténticas joyas, de sabor inigualable, como tomates, de variedades tradicionales,  escasas o poco habituales, que tan amablemente facilita el gran profesor de biología José María Egea, artífice de la Red de agroecología y ecodesarrollo de la Región de Murcia, germen de iniciativas tan valiosas como Biomurcia y Del Campus al Campus.

Pero desde luego, sin olvidar, porque ha habido suerte, que:

Botánicos contemporáneos de Murcia

Los siguientes son algunos de los nombres, extraídos de alguna publicación relevante y relativamente reciente sobre la flora de Murcia, de quienes son o han sido profesionales de la botánica en la Región de Murcia. Acompaña al nombre completo el acrónimo de los autores citados en Flora iberica, tal y como se indican en la obra.

Antonio Robledo Miras
Antonio Hernández González: A. Hern. (fl. 1996)
Antonio José González Garnés
Bruno Portillo Grau

Capparis-zoharyi-tapenera-Sierra-Minera

Cristina Inocencio Petrel
Cristina López Romero
Daniel Portillo Grau
David López García
Diego Rivera Núñez: D. Rivera (n. 1958)
Encarna Carreño Sánchez
Encarnación Rodríguez García
Ernesto Coy Gómez
Esther Alcazar Patiño
Félix Carrillo López: A.F. Carrillo (fl. 1996)
Francisco Alcaraz Ariza: Alcaraz (n. 1958)
Francisco Javier Sánchez Saorín
Gemma López Vélez: López Vélez (fl. 1985)
Jesús Robles Sánchez
José Antonio Barreña Cayuela

Pedro-Solano-buscando-Erica-arborea-Lomo-Bas-Loma-Pinilla

José Antonio López Espinosa: López Esp. (fl. 2005)
José Antonio Navarro Cano
José Luis Cánovas Rubio
José Sebastián Carrión: J.S. Carrión (fl. 1986)
Josefa López Bernal: López Bernal (n. 1970)
Jorge Sánchez Balibrea
Juan Bautista Vera Pérez
Juan Francisco Jiménez Martínez: J.F. Jiménez (fl. 1999)
Juan Guerra Montes: J. Guerra (n. 1952)
Laura Aznar Morell
Lola Cánovas Marín
Mercedes Clemente Díaz
Miguel Ángel Carrión Vilches: M.Á. Carrión (fl. 2000)
Pedro Solano
Pedro Sánchez Gómez: Sánchez Gómez (n. 1961)
Santiago Fernández Jiménez: Fern. Jiménez (fl. 1996)
Segundo Ríos Ruiz: S. Ríos (n. 1961)

Seguramente no están todos los que son, pero son todos los que están.

Pedro-Sanchez-Gomez-junto-Capparis-aegyptia-zoharyi-tapenera-Sierra-Minera-Cartagena-La-Union-Llano-Beal

Sólo dos (o tres) novedades o modificaciones, respecto al listado original publicado en una nota de noviembre de 2010, en los inicios de la página en Facebook Flora de Murcia. Por un lado, el formato subrayado, para destacar aquellos botánicos ilustres de nuestra época. Y por otro, dos meritorias incorporaciones, las del Agente Medioambiental Pedro Solano y el Catedrático de Producción Vegetal de la Universidad Politécnica de Cartagena Juan José Martínez, porque aunque la botánica no es, en sí, su ámbito profesional principal, la flora de Murcia y sus especies tienen mucho que agradecerles en el avance de su conocimiento y conservación.

Orquídeas de la Sierra de Burete

La Sierra de Burete, en Cehegín, ubicada entre Sierra Espuña y las sierras del Noroeste murciano, sin grandes elevaciones ni cumbres calizas que la destaquen y permitan identificarla en el paisaje de la comarca, se caracteriza por su extenso bosque maduro, de aprovechamiento maderero centenario y distinguido antaño como Coto Real de la Marina. Esta formación boscosa, por fortuna monte público, es especialmente diversa, al tratarse de un enclave importante de nidificación para rapaces forestales y albergar poblaciones de orquídeas silvestres muy relevantes. Y como ejemplo, las imágenes de a continuación, una colección de fotografías representativa de las especies de la familia orquidáceas en Burete, ordenadas por época de floración y abundancia en la sierra.

Ophrys-fusca-lupercalis-forestieri

Ophrys fusca s.l.
[O. lupercalis / O. forestieri]
(abejera oscura)
9-III-2016

Ophrys-lutea-Sierra-Burete-Cehegin

Ophrys lutea
(abeja amarilla)
25-IV-2015

Neotinea-maculata-Sierra-Burete-Cehegin

Neotinea maculata
25-IV-2015

Ophrys-incubacea-Sierra-Burete

Ophrys incubacea
25-IV-2015

Anacamptis-pyramidalis-Burete-Cehegin

Anacamptis pyramidalis
(orquídea piramidal)
9-V-2015

Aceras-anthropophorum-Sierra-Burete-Cehegin

Aceras anthropophorum
(flor del hombre ahorcado)
9-V-2015

A las anteriores se suman, para completar el listado de orquidoflora de la Sierra de Burete (14 orquídeas), las siguiente: Epipactis tremolsiiLimodorum abortivum (orquídea violeta, limodoro violeta, planta hambrienta), Ophrys apifera (abejera, flor de abeja)Ophrys dyris, Ophrys scolopax (orquídea perdiz), Ophrys speculum (espejo de Venus), Ophrys tenthredinifera (abejera rosada) y Orchis papilionacea (orquídea mariposa). También, al menos, porque son muy probables: Cephalanthera longifolia, Epipactis kleinii Orchis olbiensis (satirión manchado, orquídea macho).

Fotografía de Naturaleza con el Galaxy S6

Realmente, aún me sorprende, cuando de manera sencilla y rápida, en campo, obtengo buenos resultados captando en una imagen cualquier instante u objeto, con un dedo y sin necesidad siquiera de hacer clic, sólo presionando una pantalla. Fotografiar, editar y compartir prácticamente de forma inmediata. Algo habitual, que algunos hacemos (casi) a diario, porque nos fascina y engancha, y que hacen muy lejanos, pero no lo son tantos, aquellos años en los que esto, ahora tan simple, era tedioso, caro y se prolongaba en el tiempo. Entonces se podía imaginar, en la actualidad lo podemos disfrutar: ¡gracias tecnología! Y en esta entrada, a continuación, algunas de mis (muy) favoritas y más recientes fotografías con mi (todavía) nuevo dispositivo, a su (enorme) resolución completa (hay que hacer clic sobre ellas), con una breve descripción y/o historia al pie.

2015-10-12-Caralluma-europea-Chumberillo-de-lobo-Cabezo-Gordo

Chumberillo de lobo (Caralluma europaea), asclepiadácea cactiforme considerada “En peligro de extinción” en la Lista Roja de la Flora Vascular Española, con flores y polinizadores (moscas), en el Cabezo Gordo de Torre Pacheco, el 12 de octubre de 2015. Y aquí la misma especie, en otras dos fotografías, como ejemplo de lo indicado en el primer párrafo:  en una “desconectada” página web, con la resolución de entonces, y en un tuit, con la mejor resolución posible de una “vieja” fotografía en papel y un escáner-impresora moderno.

2015-10-22-Chamaleo-chamaleo-Camaleon-comun-Carretera-El-Sequen

Hembra grávida de camaleón común (Chamaeleo chamaeleon), en la carretera (se ve el quitamiedos en la imagen) que conduce a la Casa Forestal El Sequén y al Pico Relojero del Parque Regional El Valle, el 22 de octubre de 2015.

2016-01-16-Barlia-robertiana-Orquidea-gigante-Puerto-de-la-Cadena

Inflorescencia de orquídea gigante (Barlia robertiana), en un paisaje abarrancado de “Bad Lands” casi desconocido del Puerto de la Cadena de Murcia, el 16 de enero de 2015. ¡A la tercera (en menos de quince días! fue la vencida!

2016-01-23-Charaxes-jasius-Mariposa-del-madroño-cortafuegos-Sierra-Cresta-del-Gallo

Mariposa del Madroño (Charaxes jasius), lista para volar los cielos de Murcia, en el cortafuegos de la Sierra de la Cresta del Gallo (Parque Regional El Valle), el 23 de enero de 2016.

2015-10-02-Spiranthes-spiralis-Campas-Olarizu-Vitoria-Gasteiz

Y por último, porque es anterior que las precedentes y fue tomada fuera de la Región de Murcia, la diminuta orquídea Spiranthes spiralis, en las Campas de Olarizu, a las afueras de la ciudad verde de Vitoria-Gasteiz, el 2 de octubre de 2015, durante la visita al Jardín Botánico de Olarizu de la excursión del VII Congreso de Biología de la Conservación de Plantas.

Entradas antiguas »

La olivera que planté donde me dijo mi abuela Pepa hace ya bastantes (demasiados) años pic.twitter.com/jPjEtxgvDT

— J. A. López Espinosa (@jalesp) July 24, 2013

Mi carnet de socio colaborador N.º 67705 de Greenpeace España, expedido el 10-12-93, hace hoy 20 años @greenpeace_esp pic.twitter.com/nFBMnrLTTn

— J. A. López Espinosa (@jalesp) diciembre 10, 2013