Inicio Escríbeme Sindicaci;ón Añádenos a tus círculos en Google+ Hazte fan en facebook Síguenos en Twitter Flickr Panoramio

Flora de Murcia

blog

Archivos de Recomendaciones

Compartir lugares y plantas con Google Earth

Son numerosos los programas que pueden utilizarse para trabajar y compartir información geográfica. Por ejemplo, son muy populares Compe GPS y OziExplorer entre senderistas y montañeros, ArcMap (ArcView) y R entre técnicos de SIG, etc.

Sin embargo, ninguna de estas aplicaciones ha logrado conseguir la sencillez y facilidad de uso de Google Earth, una herramienta potente con apariencia simple que ofrece múltiples posibilidades al alcance de cualquier usuario de Windows y Android.

Google-Earth-captura-pantalla-creando-marca-posicion

Entre las funcionalidades de este versátil programa resulta particularmente  interesante, para compartir un lugar o la ubicación de una planta, la marca de posición. Porque crearla es fácil y rápido, y sólo se necesitarán ocho clics de ratón, los siguientes, y apenas dos minutos:

Clic 1 > en el segundo botón de la barra de herramientas, para comenzar a crear la marca de posición. Es importante tener en cuenta que la marca no se creará en la punta de la chincheta americana (icono por defecto, que podremos cambiar), sino en el centro de la retícula amarilla que se mostrará de forma intermitente.

Clic 2 > para mover y ubicar la marca con precisión en el lugar o la posición de la planta que quiere compartirse. Es fundamental que sea lo más exacta posible, hasta donde la memoria lo permita, de tal modo que después sea fácil una localización rápida y sin confusiones, tanto delante del PC como, sobre todo, en el terreno.

Clic 3 > en el cajetín ‘Nombre’, para cambiarlo. En éste no debe de faltar ningún dato, de la especie y/o el lugar, autor de la marca y fecha. Si se considera que el nombre de la marca es excesivamente largo y -además- no se va a compartir, sólo se va a almacenar en ‘Mis Sitios’ del programa, se pueden omitir ciertos detalles, como autor de la marca, e incluso fecha, si se dispone de una fotografía de la que posteriormente pueda conseguirse ese dato.

Clic 4 > en ‘Aceptar’ para finalizar el proceso de creación de la marca, que se almacenará en ‘Mis sitios’ de Google Earth o en la carpeta que hayamos creado previamente.

Clic 5 > sobre la marca, con el botón derecho del ratón, para desplegar un menú de opciones, el siguiente:

Google-Earth-captura-pantalla-guardando-marca-posicion

Clic 6 > en ‘Guardar como…’

Clic 7 > para seleccionar la carpeta donde ‘Guardar archivo’ de ‘Tipo’ Kmz (*.kmz).  Preferiblemente elige una carpeta donde localizar la marca sea fácil de recordar y rápido de acceder; esta puede ser, por ejemplo, el Escritorio.

Clic 8 > en ‘Guardar’, para disponer definitivamente de nuestra marca de posición de Google Earth, un archivo poco pesado (~1 kb) que podrá abrir sin complicaciones cualquier otro usuario del programa.

Y ya está, así de sencillo. Con Google Earth es así simple y funcional facilitar la localización de un lugar determinado o donde se encuentra una planta concreta. Con la marca de posición el destinatario sólo tendrá que comprobar, en el programa, cómo se llega a la misma, haciendo un croquis mental, tomando notas en papel o bien abriéndola en la versión para Android de la aplicación, o incluso utilizando otras, como Orux Map, que nos conducirán, hasta hablándonos, smartphone en mano, a nuestro destino, sea lugar o planta.

Por último, un ejemplo, esta marca de posición de Google Earth, creada con los ocho clics anteriores y en menos de dos minutos, que corresponde a una palera o chumbera, la de la imagen siguiente: Opuntia maxima (O. ficus indica) Salinas de Marchamalo José Antonio López Espinosa 14-03-2013

Opuntia-maxima-palas-palera-chumbera-Marchamalo

Con la marca, de nombre completo y detallado, se tiene, además, pasado el tiempo, la información de donde y cuando se vio o fotografió y, también, si se incluyeron observaciones, se dispondrá de datos complementarios de interés que podrían olvidarse, como en este caso como se encontraba, indemne a la plaga de cochinilla, y el posible por qué, por crecer junto al mar y su brisa, cargada de diminutas gotas de agua y sal que parecen no gustarle al insecto.

Fotografía casera

A veces conseguir una fotografía aceptable puede resultar más sencillo de lo que parece. Sólo hay que realizar, en condiciones controladas, una serie de tomas de lo que queremos inmortalizar en una imagen, seleccionar la que consideremos mejor (de luz, color, nitidez, encuadre, etc.) y después procesarla aplicando unos filtros básicos en PhotoShop. La siguiente imagen muestra el antes y el después de una fotografía que ha podido verse en este blog, de las brujas (Zephyranthes grandiflora).

¿Cómo lo hago?.

Con un fondo homogéneo, en mi caso una vieja caja de prismáticos. La pongo detrás y la inclino para que reciba la menos luz posible. Aun haciendo esto, a veces, el negro que consigo no es muy intenso, pero lo podré corregir después. Cuando la planta es muy grande la caja no sirve, así que utilizo un jersey oscuro sujetado de manera rudimentaria a una silla, como pueda, o bien pido a alguien que me lo sujete unos minutos. De esta forma realicé una fotografía a las flores de una orquídea del género Cymbidium, para la introducción del libro Orquídeas silvestres de la Región de Murcia.

La cámara sobre un trípode. Esto me permite trabajar con comodidad y realizar varias tomas idénticas, en las que lo único diferente puede ser la nitidez y la luz; eso lo veré ya en el ordenador. Cierro el diafragma al máximo y utilizo el temporizador, para evitar que la cámara se mueva al apretar el botón del disparador.

Siempre luz natural, en el balcón o mejor dentro de casa, cerca de una ventana. Así evito el más leve viento que estropearía casi todas las tomas, aunque esto supone contar con menos luz. Para reducir las sombras utilizo como reflector cualquier trozo de papel blanco que me pille cerca, suele ser el sobre de una carta recibida recientemente.

Un poco de PhotoShop. Una vez tengo varias tomas selecciono la que considero mejor y me pongo a trabajar con ella. No necesito la última versión del programa, porque las modificaciones que son necesarias son sólo una o unas pocas. Lo primero es ajustar los niveles, oscurezco la imagen hasta que consigo un fondo negro homogéneo, después le doy algo de luz. Haciendo esto los colores se vuelven también más vivos y puedo evitar saturarlos. Las partes de la fotografía que han quedado con fondo no homogéneo, fuera del que colocamos, la vieja caja de prismáticos, siempre detras nuestro objeto principal, se tienen que eliminar. Esto se hace seleccionándolas y suprimiéndolas, habiendo elegido antes el color de fondo negro, o bien utilizando la herramienta clonar.

He repetido tantas veces este proceso y da tan buenos resultados que cada vez más es una práctica habitual.